Mes: noviembre 2015

Construcción naval fenicia. El pecio “Mazarrón-2”.

Que los fenicios eran unos navegantes insuperables es algo que nadie cuestiona, desarrollaron naves para distintos fines,  los “gaulos”   para el transporte de mercancías a larga distancia y los “hippoi” como naves de guerra, sin embargo también construyeron naves más ligeras para el cabotaje, su legado marinero y su forma de construir ha pervivido en muchos barcos tradicionales de pesca a lo largo de todo el Mediterráneo. De origen fenicio serían, a modo de ejemplo, el “luzzu” maltés o el “llaüt” mallorquín.

Esqueleto_barco

ARQUA. Obra inspirada en los barcos fenicios y suspendida del techo.

Pues bien, en Cartagena y concretamente en el ARQUA (Museo Nacional de Arqueología subacuática) podemos encontrar una reconstrucción de dos barcos fenicios, el “Mazarrón-1” y el “Mazarrón-2”, los cuales serían los antecedentes de dichas naves, además de ser los barcos más antiguos conservados de entre los excavados arqueológicamente ya que ambos están datados en el I milenio a.C. nada menos.

barco_completo60

Imagen de Mazarrón-2 tras añadirle su vela.

DESCUBRIMIENTO.

Tanto “Mazarrón-1” como “Mazarrón-2” se encontraron en la denominada “Playa de la Isla” de Mazarrón (Murcia), el primero de ellos a tan sólo 50 mts de la playa y 2,5 mts de profundidad. Por desgracia de este sólo se han podido recuperar la quilla, con casi cuatro metros de longitud, parte de una de las bordas y los restos de cuatro cuadernas unidas a nueve fragmentos de tracas. Nada que ver con su hermano gemelo, “Mazarrón-2”,el cual fue hallado prácticamente completo. Para su estudio y conservación se diseñó, por vez primera, una especie de sarcófago metálico, siendo excavado en su totalidad entre 1999 y 2001.

CARACTERÍSTICAS CONSTRUCTIVAS.

“Mazarrón-2” es un barco construido totalmente de madera, en el se han utilizado varias técnicas, como las denominadas “a casco” y “a tope”, estando las tracas unidas a la quilla y entre sí mediante la técnica del “cosido”. El sistema romano conocido como “rayo de Júpiter” fue el utilizado para unir la roda, el codaste y la quilla. Sus dimensiones  abarcan 8,10 mts de eslora por 2,25 de manga. sin duda se trataba de una nave propulsada a vela ya que en su parte central se encuentra una sobrequilla con la carlinga del mástil. Otros elementos conservados son 5 baos completos y parte de la tapa de regala.

estructura_barco3

Estructura de Mazarrón-2. Negueruela, I. Ilustración del catálogo del ARQUA.

Para su construcción se utilizaron distintos tipos de madera, las tracas se obtuvieron del pino carrasco, mientras que para la quilla se prefirió el ciprés, las espigas y clavijas de unión se sacaron de los olivos y unas simples ramas desbastadas de la elástica higuera se destinaron para las cuadernas. Así mismo también se encontraron restos de cabos de distintos grosores, todos hechos con esparto, uno de ellos todavía conservaba un típico nudo marinero de azocar.

ancla_barco60

Ancla completa con su estacha.

Particularmente interesante es el hallazgo junto al pecio de un ancla completa con su estacha, hasta ahora las anclas encontradas estaban hechas con una piedra labrada y sujeta a un cabo.

CONTENIDO.

En su interior se encontraron un cargamento completo de mineral de plomo en  forma de “tortas”, una espuerta tejida con esparto con un asa transversal de madera,  un molino de mano y un ánfora del tipo Trayamar-1.

barco_der

Cargamento de “tortas” de plomo y molino de mano sobre los abarrotes.

 

barco_contenido61

Ánfora, espuerta de esparto y algunos cabos de esparto en el centro del barco junto al lugar donde iría fijada la vela.

INTERPRETACIÓN.

Tanto Mazarrón-1 como Mazarrón-2 pudieron formar parte de una flotilla dedicada al transporte de mineral extraído en la península, posiblemente naufragaron cerca de la costa al intentar refugiarse de una tormenta.  Concretamente Mazarrón-2 significa la constatación de la vía marítima relacionada con la explotación fenicia de metales como el plomo y la plata por parte de este pueblo, también es relevante el conocimiento que aportó su estudio sobre la construcción naval, el sistema de estibado y abarrotado e incluso sobre la propia vida a bordo. La existencia de un molino de mano (constituido por dos piezas, la “muela” estática y la “maja” móvil) para moler el grano con movimientos de vaivén y una espuerta de esparto (supuestamente para contener alimento como trigo o aceitunas) indican claramente su uso por los propios navegantes que se hallaban a bordo en el momento del naufragio.

Espero que os haya gustado. #Arqueosaludos.